Software libre para ciudadanos libres - Entrevista con Richard Stallman


En los últimos años, Stallman dejó de ser un líder indiscutido de la democratización de los programas informáticos y se convirtió en un personaje controvertido a causa de sus lapidarias declaraciones, dado que a la hora del disenso con otros matices o perfiles ideológicos, adquieren un sorprendente tinte totalitario, aunque nunca pierdan su atractivo.





Stallman estuvo, una vez más, en el Foro Social Mundial –aunque no dio ninguna conferencia pública- y APC tuvo la oportunidad de entrevistarlo. Más allá de acuerdos o desacuerdos, si por algo se destaca el autor de GNU (en inglés también Ñu, antílope africano que figura en los logotipos de la organización) es por un idealismo férreo y curiosamente escéptico, en constante contradicción consigo mismo, y que no se ha resquebrajado con el paso del tiempo.

APC – Stallman es sinónimo de software libre, toda una ideología simbolizada en el desarrollo de un sistema informático. ¿Podrías explicar un poco qué es GNU/Linux?
Richard Stallman – Primero, quiero establecer dos condiciones para la entrevista: 1. hacer una distinción clara entre GNU/Linux, y 2. no decir nunca “código abierto”.
Nosotros comenzamos a desarrollar un sistema operativo libre e íbamos desarrollando componente tras componente y después de 8 años sólo faltaba el núcleo y otro desarrollo: uno fue el núcleo GNU y luego vino el sistema completo que es GNU/Linux. Se trata de una interacción, porque ambos componentes no se mezclan sino que funcionan lado a lado en el mismo sistema. El sistema operativo consiste en muchos programas que funcionan separadamente pero comunicándose entre ellos. Es necesario aclarar que no se puede decir que mi sistema es de código abierto, porque eso refiere a otra filosofía con la cual no estoy de acuerdo: lo que yo hago es software libre, o sea el movimiento social del software libre.

APC - ¿Qué significa “software libre”? ¿Cuáles son sus beneficios?
RS – Hablar de “beneficios” del software libre es demasiado débil, es como hablar de los “beneficios” de la prensa libre, y eso es disminuir la prensa libre, como si tuviera que justificarse mencionando sus ventajas. El usuario de un programa merece libertades: son los derechos humanos del usuario de software. Estas libertades constituyen la definición de software libre y un programa es libre si respeta los derechos humanos del usuario. Hay cuatro libertades esenciales: la primera es ejecutar el programa como quieras, la segunda es estudiar el código fuente del programa y cambiarlo para hacer lo que quieras, la tercera es ayudar a tu prójimo – hacer y distribuir copias cuando quieras-, y la cuarta es ayudar a tu comunidad – publicar y distribuir versiones cambiadas cuando quieras. Con estas cuatro libertades, los usuarios son libres en el plano individual y en el comunitario. Los usuarios son libres de cooperar usando y mejorando el programa según sus necesidades. Si un programa no tiene las cuatro libertades, es software privativo, porque priva de libertad a sus usuarios, los mantiene divididos e impotentes.
Hablo de división porque está prohibido compartir el programa con los demás y de impotencia porque no se tiene el código fuente y no se puede cambiar nada, ni siquiera se puede averiguar qué tiene el programa y sólo se puede tener una fe ciega en el desarrollador. Y frecuentemente, el desarrollador no merece esta fe ciega, ni ninguna otra, porque muchos ponen funcionalidades malévolas. Y muchos no, pero nunca es posible saber quién sí y quién no. Con el software libre, se puede tener confianza, porque se puede averiguar. Hay una base de confianza. El software privativo le da a su desarrollador una posición de poder sobre los usuarios, y eso es injusto. No sólo es una desventaja, sino que es una injusticia, es un problema social en sí mismo. Y la mentalidad del software libre es que ese problema desaparezca. Queremos “curar” este problema social y reemplazar el software privativo por el libre. Un programa de software libre funciona como una vacuna contra la tentación de usar un programa privativo que exija la pérdida de libertad.

APC – Y tu institución vive básicamente de donaciones…

RS - Hace 10 años vendíamos muchos discos y libros, entonces la mayoría de los ingresos venían de la venta, pero ahora no, ahora la mayor parte de nuestros fondos proceden de las donaciones. La organización tiene miembros que pagan su cuota. Quizá la proporción de nuestros ingesos sea 1/3 membresías, 1/3 donaciones individuales y 1/3 donaciones cooperativas.

APC - ¿Algún gobierno ha hecho donaciones?

RS - No, hasta ahora no. Pero hay gobiernos que promueven de varias maneras el software libre. El de Venezuela, el de Andalucía, Barcelona y Cataluña, y el de Holanda. Pero no dan dinero a la fundación de software libre. Probablemente lo recibiríamos de buena gana, pero no se ofrece.

APC - ¿Cómo se relaciona eso con la educación, ya que hablamos de apoyo de los gobiernos?

RS - Las escuelas deberían enseñar únicamente el software libre, porque enseñar el uso del programa privativo es como enseñar la dependencia a una droga, y no es por casualidad que todas las empresas de software privativo suelen regalar copias gratuitas a las escuelas: es para corromperlas, para que difundan la dependencia a su software. Eso equivale a regalar cigarrillos a la escuela para enseñar a los alumnos a fumar, no es saludable ni para ellos ni para la sociedad, y no debe hacerse. Los organismos públicos también deberían usar únicamente el software libre porque tienen una responsabilidad civil de mantener el control público sobre los datos que manejan. Son los datos del país y de los ciudadanos y nunca deben dejar caer el control de su computación en manos de privados.

APC - Cuando pensamos en la difusión y uso del software libre en comparación con el software privativo, ¿en qué situación está hoy la lucha contra el poder económico hegemónico?

RS - Un millón de Davides contra pocos Golíats. Pero no estoy de acuerdo con medir el progreso según cuántos usuarios tenemos. Es muy difícil de medir porque cada uno es libre, nadie tiene que afirmar que es usuario de software libre. No hay ninguna base de datos de usuarios, así que no sabemos cuántos hay.

APC – Pero existen maneras de hacer esa medición…

RS – Sí, pero son falsas. La GPA de GNU, que es la licencia pública general de GNU, exige que toda versión cambiada también sea libre. Pero la licencia de Apache ha escrito su propia licencia que permite versiones privativas. Entonces IBM, legalmente, según este permiso, instaló desde Nueva York una versión privativa de Apache y esta cantidad no distingue entre los servidores con Apache libre y los servidores con Apache privativo. Eso es muy lamentable.

APC – Volviendo al software libre, para explicarle a alguien que no tiene idea de en qué consiste, ¿qué le dirías?

RS – Se puede usar la metáfora de la cocina, porque los cocineros suelen disfrutar de las mismas cuatro libertades que yo mencioné cuando usan una receta; primero, hay que poder cocinar cuando uno quiere; luego, hay que poder estudiar la receta; y por fin, es necesario poder cambiarla para hacer lo que quieras. También están las libertades de copiar las recetas y hacer copias a los demás, y la de poder distribuir o publicar la receta, lo que no debería sorprender porque las recetas, igual que los programas de software, son obras de uso práctico y cuando la gente usa una obra en su vida diaria, tiene que poder tener el control de esa obra, si no es un estado de sometimiento. Imaginen si un día el Estado dijera a la gente “si cambias o compartes una receta te llamaremos pirata y te pondremos en prisión muchos años”. El mismo enojo siento yo porque eso me dicen respecto del software libre.

APC - ¿Tu ideología se alinea con algún sector político?

RS - Si se utiliza el software libre como plataforma de promoción de un gobierno, de una ideología básicamente de izquierda, socialista, tendrá una línea política, pero no es mi caso. Lo que yo hago no es socialista ni capitalista, sino algo compatible con el capitalismo y con el socialismo. Lancé el movimiento en Estados Unidos y nunca hubo ninguna reacción. El movimiento creció dentro de un Estado capitalista sin ninguna oposición. No estamos en contra del negocio, estamos en contra de la injusticia, de negar a los usuarios de software la libertad de cooperar entre ellos en base a los derechos humanos. Eso no se contradice con el capitalismo ni con el socialismo.

APC - ¿Cuál es tu visión sobre el porvenir del software libre como movimiento ideológico?

RS - No veo el porvenir. No soy vidente.

APC - No estoy hablando de “visión” en ese sentido, sino de lo que proyecta hacer, lo que desea que suceda, los próximos pasos para que el movimiento crezca y se expanda.
.
RS - Soy pesimista por naturaleza. Siempre veo posibles problemas en el futuro.

APC - ¿Qué tipo de problemas?

RS - Por ejemplo, hay presiones desde Estados Unidos hacia muchos países para que adopten leyes a fin de prohibir el software libre. Estados Unidos ya tiene leyes que prohíben programas libres y está considerando otros más. Siempre está considerando más. Las empresas que no quieren que la gente tenga libertad, siempre proponen leyes contra eso. Hoy, en Estados Unidos se prohíbe el uso de programas libres a través de la ley sobre copias para el milenio digital, que constituye un control sobre la tecnología. Se prohíbe cualquier dispositivo que pueda evitar las restricciones impuestas por los editores a los usuarios. Por ejemplo, un DVD tiene solamente la película en formato encriptado, diseñado para restringir al usuario. Hay un programa libre para leer la película y mostrarla en la pantalla pero es ilegal en Estados Unidos. También hay una ley de patentes. En Estados Unidos cada técnica de computación, cada idea puede ser patentada. Pero un programa grande, es una combinación de miles de ideas. Si cada una puede ser patentada, es muy poco probable que el programa, en su totalidad, no infrinja ninguna patente y eso implica cientos de demandas posibles. Estados Unidos tiene un problema grave en esa área y, en lugar de tratar de resolverlo, intenta imponérselo al resto del mundo. No estoy en contra del capitalismo, pero sí soy contrario al fascismo y calificaría el sistema social de los Estados Unidos de hoy como fascista, no capitalista.

APC - Mi pregunta iba más por el lado de los cambios sociales posibles a través de la expansión del software, es decir, a mayor acción organizada a favor del software libre, mayor acceso para los usuarios, hasta lograr un acceso universal. ¿Creés que eso es algo que, aunque tarde, puede llegar a concretarse?

RS – No sé. Es posible, pero para mí es secundario. Tener acceso a las computadoras con software privativo no es una ventaja, es una desventaja. Yo no digo que el software libre sea mejor, sino simplemente que facilita el acceso a las computadoras porque reduce la importancia de los programadores y de la industria de software privativo. Es verdad que el software libre puede casi favorecer un mayor acceso a internet, porque se puede difundir libremente y sin pagar licencias, de modo que se elimina una parte del costo de comprar más computadoras para la gente, pero no es un asunto meramente económico y la libertad es más importante.

APC – Y en la medida en que el usuario puede intervenir en los programas, compartirlos, mejorarlos y demás, se genera un cambio social bastante grande…

RS – Yo no diría que emigrar a software libre llevaría un cambio social porque supongo que la mayoría de los usuarios seguirían usando el software sin aprender a leerlo. Unos quieren ser programadores y otros no. Con el software libre tienes la libertad de estudiar el código y cambiarlo, pero no es una obligación y muchos no quieren aprender la programación. El uso que se haga del software va a ser más o menos igual, con la diferencia de que el software libre no contiene funcionalidades de vigilancia, de restricción de puertas traseras, que imponen los programadores de software privativo. El software libre se enmarca en un sistema que se podría llamar anarco-democrático porque no hay votos, no hay elecciones para decidir qué hacer sino que cada uno puede cambiar el programa si quiere y publicar su versión modificada. La comunidad en su totalidad decide qué versión adoptar y así todos participan, en la medida que lo deseen, en cómo y para qué usar el programa.

Fuente:
lac.derechos.apc.org



Otras noticias de interés:

Lorentz, la próxima actualización de Firefox, podría ser pequeña
Mozilla no se toma ningún descanso en estas fechas, y su equipo todavía está trabajando para definir finalmente el mapa de ruta de este año....
Obama vetará proyecto sobre seguridad cibernética
La propuesta, que será votada esta semana, permitiría al gobierno de los EEUU y a las empresas compartir información sobre ataques de piratas informáticos....
Malware en protectores de pantalla
Los distribuidores de malware están encontrando una vía perfecta de distribución con los contenidos relacionados con el Mundial de Fútbol....
Ciberdelincuentes ponen en peligro la seguridad internacional
Los países necesitan dar los pasos precisos para actualizar sus infraestructuras críticas y protegerlas así de ataques de cibercombatientes o países rivales que puedan llevarles hasta una ciberguerra....
Valoración del Software Libre en la Sociedad 2012
Informe realizado por la gente de portalprogramas.com publicado el 12 de Noviembre donde estudian la importancia del software libre en la vida cotidiana....
IBM colaborará con OpenOffice.org
OpenOffice.org ha anunciado que contará con la colaboración de IBM para desarrollar y promover la tecnología de su suite OpenOffice.org. La primera de las compañías aportará inicialmente código desarrollado como parte de Lotus Notes, incluyend...
GOBIERNO VENEZOLANO DECRETARÁ USO DEL SOFTWARE LIBRE PARA LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA
El presidente de la República de Venezuela, anunció que el Gobierno emitirá un decreto mediante el cual se establecerá la utilización de software libre para todas los organismos y dependencias de la administración pública....
Nueva oleada de correo infectado con el virus Bagle.DR
Eset, proveedor global de protección antivirus de última generación, informó que una nueva variante del gusano Bagle.DR comenzó a propagarse este jueves en forma masiva por Internet....
MessageLabs provoca a los creadores de virus
Los creadores de virus a través de Internet se convierten en inofensivas reliquias del pasado. Expertos aseguran que desaparece la amenaza de los virus. Después de leer estos titulares basados en unas declaraciones de la compañ...
Los empleados de Google abandonan Windows por seguridad!
Google está alentando a sus empleados a dejar de utilizar gradualmente el sistema operativo Windows, según informa el diario Financial Times....

Brindanos
un o una


Redes Sociales

Publicidad


Gana Bitcoins desde tu casa

Categorías


Planeta Vaslibre

Blog Roll




Nube de tags

  • anonimato
  • anonimo
  • antivirus
  • apache
  • blog
  • bsd
  • bug
  • centos
  • chrome
  • cifrado
  • ciudadanos
  • computer
  • debian
  • entrevista
  • exploits
  • fedora
  • fice
  • firefox
  • forense
  • freebsd
  • gentoo
  • github
  • gnome
  • gnu
  • gpl
  • gtk
  • hack
  • hacking
  • hosting
  • informatica
  • internet
  • isos
  • libre
  • libres
  • licencias
  • linux
  • linuxmint
  • lxde
  • micros
  • mint
  • mit
  • mozilla
  • mysql
  • noticia
  • opensource
  • pgp
  • php
  • richard
  • sabayon
  • seguridad
  • stallman
  • system
  • tecnologia
  • thunar
  • thunderbird
  • tor
  • troyanos
  • tware
  • ubuntu
  • underground
  • vaslibre
  • virus
  • viserproject
  • vivaldi
  • vulnerabilidades
  • web
  • website
  • windows
  • xanadu
  • xfce
  • xombra